top of page
  • staff

Como un hogar: EVC crea una comunidad de cuidado mutuo y resistencia

Actualizado: 13 may

Por Marlene Peralta and Dare Dukes with Isabella Araya, Chris Caraballo, Maude Carrol, Raelene Holmes, Christain Moore, Ines Morales, Carol Román, Alexus Stewart, y Yhenni Vogue.




Descrito por Bell Hooks, el "hogar" es un espacio donde la gente negra realmente se cuida entre sí, donde las almas son nutridas, consoladas y alimentadas. Homeplace es una comunidad, típicamente liderada por mujeres, donde el poder blanco y los daños causados por él se curan amando la negritud y restaurando la dignidad. Ella sostiene que el “hogar” o homeplace es un lugar de resistencia. Comprender la destrucción de los hogares de las comunidades de color es fundamental para el análisis que hace un docente de la comunidad en la que enseña”.

—Bettina L. Love


No importa los años, no importa el cambio demográfico, los alumnos siguen regresando al Educational Video Center (EVC, por sus siglas en inglés). Describen el sentimiento de bienvenida, Una zona libre de prejuicios, Un espacio de colaboración y las oportunidades de liderazgo en temas de justicia social como algunas de las muchas razones por las que EVC se siente tanto como una familia protectora y segura que como un lugar de resistencia: un “hogar”, como Bell Hooks lo llamó. Aunque Hooks definió “homeplace” como un sitio exclusivamente negro, EVC manifiesta esa sensación de “hogar” abrazando el elemento central de la definición de Hooks, ya que abarca las experiencias interseccionales de un espectro de jóvenes que vienen de comunidades que enfrentan opresión, incluidos jóvenes negros, jóvenes de color, queer, trans y jóvenes de clase trabajadora.


En una reunión reciente del Consejo Asesor de Alumnos Graduados de EVC, los miembros del Consejo, hablaron libremente sobre su aprecio por EVC y sobre por qué permanecen conectados con la organización, incluso décadas después de haber dejado el programa. (El Consejo Asesor de Alumnos Graduados actúa como una junta de ex alumnos intergeneracionales con el objetivo de hacer que EVC rinda cuentas ante las poblaciones a las que sirve).


A pesar de participar en programas de EVC en épocas diferentes, unos 10 años de diferencia, Alexus Stewart, una alumna de 2018 de Brooklyn, e Inés Morales, una alumna de 2005 del sur de El Bronx, tienen la misma reacción sobre la organización, sobre la comunidad y la colaboración que fundamentan el trabajo creativo y de resistencia.  "Es la forma en que creamos películas", explicó Alexus al hablar de lo que hace que EVC sea único."Primero creamos comunidad, luego creamos películas. Todos salimos de nuestra zona de confort mientras hacemos algo que nunca hemos hecho antes, pero lo hacemos todos juntos y creamos una experiencia que nos une”, añadió. En relación a esto, Inés contestó: "Esos lazos normalmente no se habrían producido fuera de EVC".

 

Permitir que los jóvenes creen el espacio que quieren y necesitan

Ese sentido de comunidad, de seguridad y empoderamiento que sienten los jóvenes de EVC es por diseño. EVC surgió en 1984 con la intersección del movimiento de medios audiovisuales comunitarios, el movimiento de escuelas alternativas interrelacionados con pedagogías educativas y centradas en las personas que surgieron del trabajo internacional contra la opresión en los años 60 y 70. (Para conocer la historia completa de la fundación de EVC, lea “Las raíces de EVC”). El marco único de EVC permite conectar con los jóvenes en el nivel en que estén sin importar su situación, centrándose en su bienestar y cultivando su poder en un espacio de sanación altamente colaborativo; un espacio de aprendizaje y desarrollo de liderazgo en justicia social.  En este ambiente de aprendizaje afectuoso, lúdico, riguroso y no jerárquico, tanto los jóvenes como los educadores se convierten en co-aprendices, construyendo conocimiento y poder como colaboradores basados en el cuidado y el respeto mutuo.


Para Christain Moore, alumno de 2023, EVC le ayudó a desarrollar su pasión por el cine. “EVC nos pone a cargo; Nos dan la libertad de contar las historias que queramos, de hacer lo que queramos, todo se centra en nosotros con la guía del personal", dijo. "Realmente no sabía mucho sobre cine ni nada de eso, y gracias a EVC se ha convertido en una de nuestras mayores pasiones”.


Alexus dijo que aprecia el hecho de que se le permitió cometer errores sin juzgarla. “EVC es una experiencia muy positiva por la zona libre de juicios y por los educadores que allí permitieron a los estudiantes crear el espacio que queríamos y necesitábamos. Incluso aquellos estudiantes cuyo inglés no era el mejor quieren estar aquí”, añadió.


Resistencia: herramientas para el cambio

Raelene Holmes, alumna de 2012 de Harlem, fue un poco más allá: “Para mí, al ponerte a ti mismo como protagonista de un documental, te vuelves muy vulnerable y te expones, pero todos los que te rodean te acompañan en este viaje. Eso crea un vínculo eterno”. Raelene se refiere a documentar la difícil situación de su propia familia en la película Breathing Easy, en la que abordó cómo el moho tóxico en su apartamento de vivienda pública había estado afectando la salud de su familia. La película relata su lucha contra la Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Nueva York (NYCHA) para solucionar estos problemas. Raelene dijo que crear películas como Breathing Easy hizo que se interesara en luchar por asuntos de justicia social. "Para crear un cambio, una sociedad justa y crear conciencia, es necesario hablar y mostrarle a la audiencia por qué las políticas deben cambiar". Breathing Easy, de hecho, generó cambios. En 2015, dos años después del comienzo de la campaña que presentó Breathing Easy como herramienta educativa y organizativa, NYCHA cedió y aceptó renovar el apartamento de su familia (estuvo libre de moho durante años, pero desafortunadamente el moho regresó después de una mayor negligencia por parte de NYCHA). La lucha por una vivienda adecuada continúa.   


Alfabetización crítica: reescribiendo el mundo a su alrededor

Los jóvenes con los que trabaja EVC son inteligentes, resilientes y hambrientos por aprender, pero han pasado toda su vida chocando contra sistemas y estructuras dañinas, incluso siendo bombardeados con narrativas mediáticas que los describen como personas quebrantadas y como antagonistas bidimensionales en el viaje heroico de otra persona. Los jóvenes de EVC buscan un espacio seguro para sanar, aprender y, en última instancia, deshacerse de esas narrativas dañinas que a menudo se han internalizado. El exclusivo proceso colaborativo de investigación y producción de EVC cultiva la “alfabetización crítica”, la capacidad de leer, escribir y reescribir las historias entrelazadas que conforman el tejido de uno mismo, de la comunidad y del mundo. Ser críticamente alfabetizado es ser consciente de las narrativas de la sociedad y comprenderlas, ver quién promueve estas narrativas y por qué, comprender cómo se consolida y se extrae el poder a través de estas narrativas y comprender cómo las narrativas dominantes apoyan o perjudican su propia historia personal.


EVC les da a los jóvenes un micrófono y una cámara, y ellos, con el apoyo de sus docentes, aprenden a re-escribir cómo se les representa en los medios contando sus propias historias. Inés Morales, alumna de 2005, dice que EVC llenó un vacío importante. “Con el currículo y todo siento que aprendes mucho sobre ti misma y sobre tu comunidad; cosas que probablemente no aprenderías en la escuela”.


Isabella Araya, alumna de 2020, dice que el currículo hace que sea fácil y hasta divertido enfrentar problemas difíciles, especialmente para personas como ella, que eran muy tímidas cuando comenzó el programa: “Realmente se centra en el aspecto positivo y en cómo podemos divertirnos y hacer cambios. Eso lo convierte en un espacio seguro para mí”.


El enfoque crítico de alfabetización de EVC ayuda a los jóvenes a aprender sobre sí mismos, sobre los demás y sobre los problemas que impactan a sus comunidades. Este proceso, a su vez, les ayuda a vincular sus vidas personales con los temas de sus películas y con el proceso de aprendizaje. A medida que esto sucede, comienzan a verse a sí mismos como expertos por derecho propio debido a las experiencias únicas que han vivido.


Maude Carrol, alumna de 1998, dijo que fue muy afortunada de haber aprendido sobre la alfabetización crítica como una forma de identificar la injusticia y encontrar formas de desmantelarla. “EVC fue el primer lugar donde aprendí sobre la alfabetización crítica como un concepto para hablar sobre los estereotipos en los medios y sobre cómo utilizar el pensamiento crítico cuando miras películas, noticias y medios en general”, dijo. "Tener esa comprensión al dedicarse al cine y a la producción de documentales es realmente importante porque entonces podemos empezar a desmantelar y abordar algunos temas contundentes que son importantes para que los jóvenes identifiquen la injusticia y puedan desmantelarla".


Atendiendo las necesidades de los jóvenes

Muchos ex alumnos aprecian cómo EVC crea espacio para los jóvenes, sin importar el grupo demográfico que llega a EVC. Los jóvenes, a su vez, aprenden a encontrarse con los demás en el nivel en que están, en sus identidades y experiencias únicas. “No importaba de dónde eras, ni tus antecedentes, ni tu desempeño académico; todavía así te invitaban a participar con los brazos abiertos”, dijo Chris Caraballo, alumno de 2006.


Alexus compartió que la diversidad entre los estudiantes tiene un valor enorme del cual ha aprendido mucho. “Creo que también es realmente único porque, personalmente, fui a una escuela donde no había muchos niños que habían inmigrado recientemente a los EE. UU. y venir a EVC y tener amigos de Brasil y Yemen, fue realmente una experiencia increíble. Una experiencia reveladora para poder conectar con esas personas y, en última instancia, crear películas con ellas”.


Para Isabella Araya, alumna de Queens en 2020, una cosa que le llamó la atención es lo poderosa que es la colaboración intergeneracional en el programa. "Hay generaciones de personas que se conectan porque se sienten apoyadas", dijo. "Es realmente evidente cuánto te demuestran que se preocupan y se mantienen en contacto".


Un ejemplo de esa conexión intergeneracional fue evidente durante el evento de inauguración del 40 aniversario cuando Carol Román, una alumna de 1990, subió al podio acompañada por Christain Moore, un alumno de 2023. Carol dijo que Christain estaba a su lado para ofrecerle apoyo porque ella estaba “extremadamente nerviosa” por hablar frente a una gran audiencia. Este pequeño acto mostró un vínculo muy poderoso entre dos personas de dos generaciones distintas con 20 años de diferencia.


Prosperar a través de pertenecer: formar líderes

Hablando de desmantelar las estructuras opresivas, Maude Carroll dijo: “El simple hecho de darnos una plataforma para hacer preguntas es un enorme acto de resistencia”. Continuó diciendo que a los jóvenes se les da el mando del micrófono. Cualquier tema que sea relevante para sus vidas es juego limpio, especialmente cuando se trate de temas “controvertidos” que cuestionan estructuras inequitativas. Los jóvenes cineastas deciden qué se cubre y bajo qué términos con la colaboración de los miembros del personal de EVC. Aprenden y hacen preguntas sin temor a castigos, represalias o ridículo. Por ejemplo, en 1998 Maude colaboró en Waiting to Inhale, una película que explora la posible legalización de la marihuana. La película resultó estar décadas adelantada a su tiempo. Ella dijo: “Hablar de marihuana en los años 90 era un gran problema. Te podían arrestar por fumarla, y el hecho de que pudiéramos explorar temas como ese fue realmente increíble”.


Yhenni Vogue Rodríguez, alumna de 2017, estuvo de acuerdo: “Podemos utilizar el cine y nuestras voces para el bien y generar conciencia sobre temas que la gente esconde debajo de la alfombra, lo que empodera a los estudiantes”. Y ella tiene toda la razón en eso. Un elemento central de la misión de EVC es formar líderes jóvenes para lograr cambios positivos en sus comunidades.


Creando sus propias reglas

El Consejo Asesores de Alumnos Graduados, creado bajo el liderazgo de la actual Directora Ejecutiva Ambreen Qureshi, es un verdadero testimonio de la idea de que EVC es un lugar que cruza generaciones, culturas e identidades. El Consejo es un espacio seguro intergeneracional para que los ex alumnos mantengan conversaciones difíciles y creen sistemas que ayuden a diseñar el tipo de mundo justo que EVC quiere ver. Sus miembros representan a alumnos de todas las décadas de la vida de EVC, incluidos algunos miembros que estuvieron en EVC con décadas de diferencia. Uno de los proyectos del Consejo es crear políticas de licencias equitativas para el archivo digital de medios audiovisuales  juveniles de EVC, cuyo lanzamiento está previsto para muy pronto. El objetivo es crear un sistema innovador y centrado en las personas para la concesión de licencias de películas que garantice la seguridad de las personas que aparecen en las películas y permita una compensación equitativa.


En EVC, el coaprendizaje y el centrar las necesidades y aspiraciones de los estudiantes son clave para ayudarlos a reconectarse con su amor innato por el aprendizaje y, en última instancia, ayudarlos a generar poder e inspiración para desmantelar las estructuras opresivas que les hace daño a ellos y a sus comunidades. Exalumnos como Ines, Alexus, Maude, Chris, Yehnni, Christian, Isabella y Raelene dan testimonio apasionado de lo eficaz que ha sido EVC para transformar sus vidas. La profundidad y riqueza de su experiencia en EVC es lo que los hace regresar.

Comments


bottom of page